domingo, 25 de diciembre de 2011

Navidad

Me desperté con un villancico en la cabeza, cosa que desde hacía años no me ocurría.
24 de diciembre, "esta noche es nochebuena y mañana navidad, coge la bota María que nos vamos a emborrachar".
Aunque era mi día libre, me fui a la oficina a tratar de terminar temas pendientes que nunca dejan de aparecer sobre la mesa o el terreno.
Ni tres horas duré dentro de ella.
En la cafetería Alan y Leti ya estaban preparando decoración para la noche que se avecinaba...y yo me uní a ellos.





El resto de la tarde, exceptuando la parada obligatoria para rellenar las tripas, la pasamos dándole forma y color a la nochebuena que pasaríamos donde quizás nunca imaginamos.
Cuando el sol se empezaba a esconder, el lugar que conocíamos ya no existía, lo habíamos convertido en un cuento lleno de nostalgías felices.
Ducha y preparativos culinarios:
Ensalada, sopa de cilantro y verduras, una tarta en la nevera, patatas fritas, verduras cocidas, pinchitosde camello, pimiento y berenjena, y por supuesto un cordero que la noche anterior se encargaron de matarlo para dejarlo secar durante el día.
Esta fue la cena y éste el lugar...

Ah! y el té...no podía faltar el té...

Casi sin tiempo para masticar el último trozo de cordero a la brasa, la música nos llevó bajo las melfas y los copos de nieve, para bailar sin parar durante más de 4 horas alrededor del árbol de navidad sacado de la imaginación.

La noche se salpicaba con visitas a una u otra tienda para tomar un trago.
Y por supuesto, cuando tan sólo quedamos los europeos, nos quedámos de cháchara y risas mojadas en cubatas.

Hoy 25 de diciembre lo hemos sobrellevado como bien hemos podido en la comida semi-oficial que nos ofreció las "Naciones Unidas" en Tindouf.

Desde el sáhara argelino donde continúan desplazados una gran parte del pueblo saharaui os deseo unas felices fiestas!!!!!





*

1 comentario:

  1. me ha encantado, gracias por compartir!!

    besos desde las Afortunadas.

    ResponderEliminar